top of page
  • Luz Elena Picos

A LA GOBERNADORA ÁVILA NO LE IMPORTA EL CONSEJO ESTATAL DE LOS OSC´S



A escasos 3 meses del gobierno de Jaime Bonilla y sus tres Secretarias de Bienestar, dependencia con la que el Tercer Sector (OSC) tenía su mayor coordinación de actividades, determinó solicitar la suspensión del Consejo Estatal, nombrado el 31 de octubre del 2019. Y que cada dos años desde el 2002 se renovaba.


La rebautizada Secretaría de Integración y Bienestar Social (identificada como SIBSO), por orden de su titular (la 2ª de tres) Laura Torres Ramírez, presentó ante el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa un escrito de Demanda de Suspensión Provisional del Consejo Estatal de OSC´S que fue turnado a la Primera Sala el 23 de enero del 2020.


Desde entonces no ha habido ninguna respuesta oficial del dichoso tribunal. Tampoco ninguna intervención del actual titular de la ahora llamada Secretaría de Bienestar, el empresario Netzahualcóyotl Jáuregui. Ocupado como está en tareas partidistas y entrega de despensas no ha tenido tiempo de revisar el catálogo general de sus obligaciones.


Ni siquiera en la página web del Gobierno de Baja California (que es un revoltijo para decepcionar a cualquier interesado en consultarla) aparece lo que por años publicaban: las actividades del Consejo Estatal de la Ley de Fomento (OSCs) y de todo lo relacionado con el Tercer Sector. Les viene bien que no estén unidos los representantes de cada uno de los Ayuntamientos de B. C. y los consejeros ciudadanos que eran nombrados en cada uno de los municipios.


Así el “gobierno de los pobres” por lo menos en Baja California, con su inercia provocó que desaparecieran muchos de los beneficios que a base de trabajo y resultados, habían logrado los Organismos de la Sociedad Civil, esos que representan al Voluntariado. Un ejemplo de los muchos que Red Social podría citar: el programa con más de 20 años de estar funcionando Proyectos de Apoyos Financieros (PAFOSC). Cuando existía el Consejo, los proyectos de las instituciones eran revisados por el Consejo Estatal, en partes iguales por consejeros ciudadanos y del sector oficial. En este 2023 que por fin reapareció la Convocatoria, solo el empresario Netza y su equipo de amigos, determinaron a quién apoyar o no.


Ahora que empieza una nueva campaña, todos esos grupos del voluntariado que están inconformes con ser ignorados por la autoridad, juntarán fuerzas para exigir que se active el Consejo Estatal. Pero, como en el Congreso Local, los del partido oficial son mayoría, seguro no les interesará apoyar esa justa inquietud, se debe trabajar para que los futuros legisladores no representen la mayoría del partido oficial, porque estos solo trabajan para obedecer al Ejecutivo (en este caso a la Gobernadora) no para hacer cumplir con las leyes. La lucha se debe empezar de inmediato. (LEP)


Comments


bottom of page