top of page
  • Eva Solís

AMOR, ATENCIÓN Y PACIENCIA NECESARIOS PARA ADULTOS MAYORES

Por: EVA SOLIS



Por cuestiones culturales, en México “existe mucha resistencia para llevar a un adulto mayor a una casa de cuidados, a pesar de que en estos sitios podemos ofrecerles una mejor atención”, afirma Adriana Castillo Gómez, directora de la Estancia Los Años de Oro A.C.

Con 18 años de experiencia en el cuidado de adultos mayores, Castillo Gómez afirma que esta resistencia obedece a “fuimos criados en un seno familiar en donde vivíamos con la abuelita o con el bisabuelito en la misma casa y tenemos muy arraigada esta costumbre”.

“Mientras que las personas que viven en Estados Unidos sólo llaman por teléfono para investigar los requisitos que se tienen que cubrir para traer a un adulto mayor a esta casa y el proceso es más rápido”, explica la directora, “las familias mexicanas visitan varias veces la estancia y a veces tardan en tomar la decisión hasta seis meses o un año”.

Red Social.- ¿Cuándo requiere un adulto mayor vivir en una casa de cuidados?

ACG.- Desde el momento en que empiezan a necesitar ayuda y no pueden valerse por sí mismos porque se les olvidan las cosas, viven solos, sufren caídas, tienen algún tipo de demencia o Alzheimer, diabetes o alguna enfermedad que requiera ciertos cuidados o porque ya sufrieron un accidente cardiovascular.

A veces, aunque el adulto mayor viva con sus familiares, ellos salen a trabajar todo el día y prácticamente lo dejan solo por más de ocho horas, entonces esto impide que los abuelitos estén bien alimentados y tomen sus medicamentos a sus horas.

La mayoría de las personas los trae cuando al adulto mayor ya le dio un evento cardiovascular u otra situación que les impide valerse por sí mismos, y atenderlos en casa es difícil aun teniendo personal especializado o sin él.

RS.- Por esa cuestión cultural, hay mucha resistencia de los adultos mayores para ingresar a una casa de cuidados porque piensan en el abandono o sienten que fueron malos padres. ¿Cómo se puede manejar esta situación con ellos?

ACG.- Es muy importante hablar con ellos y decirles: “Necesito que me ayudes a cuidarte”. Nosotros como hijos tenemos que pedirles ayuda a ellos. Nunca hay que amenazarlos porque esto puede generarles mucha angustia. Un adulto mayor que tiene pleno uso de sus facultades puede decidir.

En el caso de que tengan demencia, Alzheimer o algún padecimiento que les impida moverse también se tiene que hablar con ellos.

Muchas veces los adultos mayores pueden fallecer a causa de la depresión que les genera estar en una estancia, ya que pueden dejar de comer por la tristeza.

También se les pide a los familiares que cuando ya esté el adulto mayor en la estancia y si está en pleno uso de sus facultades lo vengan a visitar una vez por semana, lo lleven a pasear y a comer para que poco a poco se acostumbre a vivir en este lugar. Lo importante es siempre mantengan la relación con sus padres.

Cuando padecen demencia o Alzheimer, entonces se les pide a los familiares que dejen de verlos por lo menos dos semanas o un mes, ya que si llegan a verlos antes pueden provocarles estados de angustia a causa de su padecimiento.

RS.- ¿Existe una edad mínima para aceptarlos en la estancia?

ACG.- Sí, es de 60 años de edad, pero hemos tenido personas de 45 años de edad con Alzheimer porque no pueden estar solas. Y tenemos adultos mayores de 95 y 97 años de edad que están muy bien de salud, y mientras que por otro lado tenemos a personas menores de 70 años de edad que están muy enfermas.

La calidad de vida en la vejez depende de la alimentación que tuvieron, cómo vivieron, si realizaban ejercicio, si consumían drogas y sobre todo el estrés que tenían, porque esta situación es uno de las principales causas de accidentes cardiovasculares. Tenemos gente de más de 90 años de edad que tienen buena salud y creo que eso obedece a que comían alimentos de mejor calidad, vivían en ambientes más sanos y tenían menos estrés.

Hay gente que a cierta edad decide vivir en una estancia para adultos mayores porque se encuentra sola, sienten que no están en condiciones de vivir sin compañía o creen que son una carga para sus hijos y generalmente quienes toman esta decisión son las mujeres.

RS.- ¿Existen suficientes casas de cuidados para atender a los adultos mayores y cuánto se tiene que pagar para vivir en estos sitios?

ACG.- Desafortunadamente, las asociaciones civiles no contamos con ningún apoyo y tenemos que establecer una cuota. Existen apoyos eventuales de 50 mil o 100 mil pesos al año, pero esa cantidad no es suficiente para mantener una estancia para adultos mayores.

Por otro lado, las empresas de responsabilidad social generalmente buscan apoyar a casas hogar, a enfermos de cáncer o proyectos ecológicos, pero para los programas para los adultos mayores casi no hay respaldo porque el impacto es menor por la cantidad de personas que tiene una estancia, ya que nosotros no rebasamos a los 20 abuelitos para darles una buena atención y por eso casi no recibimos apoyos.

RS.- De acuerdo a tu experiencia, ¿cómo se puede llegar a tener una buena vejez?

ACG.- La prevención es muy importante a corta edad para llegar a tener una buena vejez y se recomienda una buena alimentación, así como contar con un horario para las comidas y realizar ejercicio. A veces cuando llegas a los 70 años de edad ya tienes problemas de salud porque no te cuidaste a tiempo.

RS.- ¿Qué les recomiendas a los hijos para el cuidado de sus padres?

ACG.- Hay que tenerles mucha paciencia y mucho amor, ya que hasta los adultos mayores que están en pleno uso de sus facultades pueden no oír bien o tener algún padecimiento. Muchas veces la familia se desespera y hay que tener en cuenta que los adultos mayores tienen el derecho de vivir la última etapa de su vida con calidad y calidez.

Por ejemplo, cuando traen a los abuelitos a la estancia, nosotros vemos que ellos llegan con mucha resistencia y después de tres meses se dan cuenta que somos una familia feliz, porque sumamos a un integrante más a nuestro grupo.

Y cada uno de nosotros debemos de mentalizarnos que conforme nos acercamos a la llamada tercera edad tenemos que irnos preparando para esa etapa en todos los aspectos: físico, mental, económico, entre otros.

Lo más importante es apoyar siempre a los adultos mayores, saberlos escuchar y tenerles mucho amor y mucha paciencia.

Tel. (664) 629 0137 estanciadeoro@prodigy.net.mx




Doña Carmelita Gómez (QEPD) Fundadora, con el apoyo de sus hijos, de La Estancia Los Años de Oro, A. C. Un hogar al que dedicó amor, calidez, entusiasmo y alegría.




Adriana Castillo Gómez



bottom of page