top of page
  • Luz Elena Picos

ECOPARQUE DE TIJUANAPROGRAMA DE ÉXITO


 



Se trata de un proyecto del Colegio de la Frontera Norte de Tijuana (COLEF), ciudad que actualmente cuenta con más de dos millones de habitantes. Debido al acelerado crecimiento urbano, la industrialización y la globalización, sus índices de crecimiento han superado durante las últimas 3 décadas la tasa de crecimiento nacional.

 

Tijuana enfrenta problemas de escasez de agua, contaminación por aguas residuales, erosión hídrica y eólica, situación que se agrava por la construcción de zonas habitacionales, comerciales e industriales, en completo desorden, provocando la destrucción de la capa vegetal y el aislamiento de la vida silvestre lo que consecuentemente impide el desarrollo sustentable.

 

El COLEF con  su programa ECOPARQUE ha asumido el reto de contribuir a restaurar el capital ecológico de la ciudad de Tijuana, tomando como base la administración de las aguas negras como recurso.

 

El proyecto de ECOPARQUE inició un 1986 cuando el COLEF puso en marcha el estudio de un sistema descentralizado de tratamiento y reutilización de aguas negras con el objeto de contar con agua para riego urbano.  El proyecto buscaba descubrir mejores formas de administración y aprovechamiento de recursos hidráulicos con la finalidad de conservar el ambiente urbano y mejor el bienestar de la población.

 



Como toda institución comprometida con la sociedad, Ecoparque tiene sus valores específicos:

 

MISIÓN:

Protección al medio ambiente, promoviendo el cambio de conciencia de los visitantes.

 

VISIÓN:

Demostrar que la institución de nuevos mecanismos de acción sobre la problemática ambiental  son suficientes para contribuir a resolver la misma. Así como la importancia de la Educación Ambiental como instrumento valioso para modificar la conducta de los habitantes de la región.

 

ACTIVIDADES ECODIDÁCTICAS

 

Hay que tener presente que ECOPARQUE está dedicado a niños, adolescentes y adultos. Es decir, a toda persona que desee comprometerse con el respeto al medio ambiente.

 

Talleres de Educación Ambiental.

*La planta de tratamiento biológico de aguas residuales.

*El reciclaje de materia orgánica con lombrices de tierra.

*El reciclado de papel.

 

También hay concursos de dibujo y pintura.

Y muchas actividades más que los asistentes pueden descubrir si observan con atención.

 

 

HISTORIA REAL DEL ECOPARQUE

Recién había retornado a mi ciudad Tijuana (de ciudad de México) cuando recibí una invitación del joven Carlos Alfonso de la Parra Rentería (hoy con doctorado en su especialidad del medio ambiente). No me dijo de que se trataba la invitación, pero siendo hijito de un matrimonio muy entrañable, además de padrinos de mi boda, no dudé en aceptar la invitación de Carlos.

La cita fue en la zona oeste del Río Tijuana por el lado de San Ysidro. Ahí ante las expectantes miradas de un pequeño grupo de invitados de ambos lados de la frontera, todos rodeando una estructura de madera, regular tamaño, con algunas aspas y la verdad, difícil de identificar, su objetivo o el servicio para el que fue creado.  Pronto hubo respuesta, se trataba de un sistema sencillo y práctico de transformar “aguas negras” para ser reusadas, específicamente para riego.

 

Al concluir la interesante demostración el entonces Ing. De la Parra, se acercó a quien parecía ser el director del equipo y le preguntó “que harían con esa instalación”. La respuesta fue que se destruiría pues se trataba de un equipo que cumplió con presentar el ejemplo de uso.   Carlos le preguntó si se podría regalar al COLEF para un proyecto que deseaban poner en práctica.

 

La respuesta fue afirmativa y en la ladera que está en la Colonia Buena Vista, subiendo para las instalaciones de la UABC que en los primeros años de 1980, era un cerro desértico, sin vegetación, salvo unos matorrales, ahí se instaló ese equipo donado por una agencia de EEUU.  Al paso de los años, empezó a transformarse ese cerro, en un pulmón verde, que desde lejos se observaba y ya visitándolo, se constató la visión del Dr. Carlos Alfonso de la Parra.

 

Durante 2 o 3 años estuvo cerrado, se supone que con motivo de la pandemia, pero desde hace varios meses, volvieron a abrir sus puertas y ojalá retomen el compromiso de educar para el respeto a la ecología y la forma de contribuir a extender las áreas verdes de Tijuana. (lep)

 


 

Comentários


bottom of page