top of page
  • red social

METANFETAMINAS, DAÑOS QUE PRODUCEN AL ORGANISMO 


 

 

En una década la Metanfetamina en México subió el consumo el 416% -según el CDJ*)

 




 Don Pedro Jiménez López es un abuelo de 5 niños, se comunicó al correo redsocialtijuana@hotmail.com  para solicitar información sobre “esa cosa que se llama Metanfetamina y que temo pueda ser atractiva para el mayor de mis nietos de 14 años”.

 

Se le informó sobre los Centros de Integración Juvenil, A. C. que existen en Tijuana y Mexicali ya en plática telefónica aseguró que en estos tiempos el “Fentanilo” era lo más dañino para la salud, pero consideraba que eso no estaba al alcance de los niños y adolescentes. En tanto don Pedro se acerca a uno de los CIJ, compartimos una información mínima sobre esa droga que tanto le inquieta.

 

Del mismo documento de los CIJ titulado “Metanfetaminas lo que los Padres deben Saber”, presentamos esta brevedad, que pude ser el inicio de una más amplia investigación personal con los expertos.

 

Las metanfetaminas, son drogas sintéticas que muestran un incremento importante entre adolescentes de ambos sexos. Son fáciles de obtener a partir de los llamados precursores químicos, los cuales son sustancias que forman parte de medicamentos para tratar la tos y el resfriado común, así como de productos como gel, shampoo o que son usados en desodorantes y perfumes, como el safrol, el isosafrol y el piperonal.

 

Las disposiciones sanitarias establecidas por el gobierno federal en los últimos años han puesto énfasis en la restricción de la cantidad de precursores químicos y su control, para evitar que sean desviados para la fabricación de metanfetaminas.  Sin embargo, las que se expenden en México son producidas en las ciudades estadounidenses fronterizas, como San Diego, o bien son fabricadas en nuestro país a partir de precursores que arriban en su mayoría procedentes de naciones de oriente.

 

EXTASIS.  Se trata de una droga que se consume generalmente en fiestas y reuniones y puede aumentar la desinhibición y las relaciones sociales, lo cual también facilita las conductas riesgosas de tipo sexual, pero sin inducir conductas violentas.  Produce, además, euforia, incremento de energía, sociabilidad y aumento de la atención; pero con dosis altas se puede presentar ansiedad y psicosis.

 

En México el nombre común con el que se conoce como “hielo” “ice” o “crank” y la mayor parte de las veces se consume durante las fiestas “rave” y en algunas discotecas. La metanfetamina es sumamente tóxica y más potente que el éxtasis, aumenta la actividad física, incrementa los impulsos agresivos y puede disparar conductas destructivas y agresivas que se asocian con frecuencia a la comisión de delitos. A diferencia de las tachas (así se les conoce a las tabletas de éxtasis), el cristal no se consume con fines de “socializar” en fiestas ni de bailar o experimentar sensaciones de armonía y amistad.

 

DIAGNÓSTICO A TIEMPO.

Especialmente para conocimiento de los padres, en el caso de sus hijos menores, es importante el diagnóstico.   Significa la identificación de un problema de consumo de sustancias.  El diagnóstico certero solo se hace mediante la aplicación de pruebas que identifican la presencia de estas sustancias en la sangre, la orina o la saliva. Se dispone de una amplia variedad de pruebas y de marcas comerciales para la practica del llamado “antidoping”, cuya realización en forma adecuada, permite obtener resultados confiables en 10 minutos en el hogar, la escuela, los centros de trabajo o los consultorios.

 

No todos los “antidoping” detectan metanfetaminas, y aunque identifiquen otros estimulantes como la cocaína, la tipificación de las primeras debe quedar bien indicada en la prueba que se adquiere o en la solicitud al laboratorio.  Sin embargo, para efectuar la prueba es necesario contar con el consentimiento de la persona a quien se toma la muestra y la explicación clara de la forma en que se interpretan los resultados y de su significado.

 

Para el caso de los adolescentes la toma de la muestra deberá ser precedida por una exposición clara de los motivos que justifican su realización, así como de la utilidad que puede representar, comentando que un resultado negativo solo reforzará la confianza que los padres tienen en el joven; por el contrario un resultado positivo indicará la necesidad de un tratamiento especializado, por lo menos para obtener más información sobre el tema.  

 

Aún así cuando se va a realizar una prueba de este tipo es conveniente buscar apoyo de especialistas para la interpretación apropiada de los resultados y de la conducta a seguir cuando estos son positivos.

 

 

 


 

 

 

 

Comments


bottom of page