top of page
  • red social

Editorial marzo 2023

Alejandro Yñigo Soto,

Genio descubridor y fundador tijuanense.

Nacido hijo único, (un junior le apodaron), logró una maestría auténtica (no plagiada) en Trabajo Social por la Universidad del Sur de California en Los Ángeles. Y nunca fue empleado de ningún gobierno. ¿De dónde crees lector…lectora, que salen los ingenios más grandes y los corazones más decididos para descubrir y fundar las instituciones urgentes para engrandecer a la que es hoy nuestra Gran Metrópoli de Tijuana, uno de los orgullos mayores de la californidad mexicana?

¿De los gobiernos? Si esa fue tu respuesta, ¡no, no le atinaste, lector!

La superstición de que Papá Gobierno es el gran inventor y fundador de la mayoría (si no es que de la totalidad) de las instituciones más necesarias para educar a los más pobres y poner las bases para lograr la justicia que privilegie realmente primero a los más pobres de ellos, es solamente eso, una superstición improcedente. Únicamente habría que reconocer como excepciones a gobiernos, como el de San Luis, el de Francia, y demás reyes, reinas y presidentes que han sido santos, (y no son tantos).

Aunque sea una moda gubernamental negar (inclusive con odio) que exista la sociedad civil, ésta existe. Los gobiernos siempre tendrán gobernados que nunca se confundirán con los gobiernos, pues quedarán y actuarán siempre aparte de ellos y por su cuenta.

He aquí la lista de las realizaciones mínimas que pensó, decidió y en gran parte echó a andar Alejandro Yñigo Soto por su Tijuana:


1.- Fundador de la Primera Escuela de Trabajo Social en Baja California.


2.- La primera escuela llamado Centro de Capacitación para Invidentes


3.- Una institución de nombre Centro de Rehabilitación Auditivo Oral, A. C. (CRAO)


4.- La primera institución para la protección de los animales domésticos creando un albergue para doscientos perros callejeros que atendió con asiduidad y esmero. Luego surgieron las leyes protectoras. Una obra buena siempre suele traer efectos colaterales buenos.


5.- Gran patrocinador de la música clásica de concierto en Tijuana.


6.- Primer antitaurino en nuestra metrópoli.


7.- Educó a un hijo cineasta...

Y de todas las instituciones enumeradas del uno al cuatro y de las demás que menciona Inés Fabela (ver páginas del 10 al 13) todas subsisten hoy. (Algunas con distinto nombre)

Comments


bottom of page